martes, 6 de junio de 2017

Rikugun - YosuConJota

Esta. Esta ha sido la razón de nuestra desaparición sin aviso.



Este es el resultado de tres meses de trabajo. De creación y transformación de patrones tras observar en los prototipos que el resultado deseado no era exactamente a lo que había llegado.

Tres meses de desesperación cuando la confección no resultaba exactamente lo que deseaba que fuese. Tres meses en los que la frustración, el enfado mezclado con el deseo de desistir y las llamadas interminables de desahogo se veían recompensadas cuando cerraba el forro de cada abrigo o daba la puntada final a alguna de las prendas y la veía terminada.



Paso a paso, Rikugun fue cogiendo forma. Y es que, ¿cómo no iba a trabajar al 100% por terminar algo como esto?


Hoy no hablo en 3a persona. Si, soy Josu.

Vengo a presentaros a Rikugun.


Un ejército en el que creo y que yo veo día tras día.

Como bien explica el dossierque hace cosa de 4 o 5 meses entregué como trabajo de evaluación en mis estudios de patronaje y moda, Rikugun nacía a partir de tres fuentes de inspiración desde las que debía trabajar la mía.




De este modo mi mente transportada a los 60, que comprendían la década en la que se encontraban dos de las tres inspiraciones, se fijó sobresalientemente en dos de la infinidad de imágenes sobre las que buceé mientras creaba mis moodboards.

Quería transformar a aquella Geisha anclada en la infinidad de barreras que a día de hoy aún soportan las mujeres en una guerrera que con paso firme se anote un tanto contra el hurto de sus derechos.




Quería que los relojes de arena que forman las siluetas de esta colección volviesen el tiempo atrás hasta el momento en el que el papel de la mujer quedó reducido hasta un plano del que todavía están remontando.

Porque sí, yo aprecio la belleza en la mujer. No solo como imagen.



No quería un uniforme soso y aburrido. NO.

Las mujeres, son capaces de luchar diariamente contra infinidad de circunstancias vestidas con el atuendo que prefieran.

Así pues, añadí pelo y plumas a mis diseños. Quería escenificar de forma clara ese lado salvaje que reside en cada persona y ese poder de lucha contra la injusticia y el deseo de recuperar lo perdido.


Rikugun habla de un ejercito de mujeres.

Un ejército que no busca la guerra, si no que lucha por recuperar lo que fue suyo y le pertenece.

Rikugun, ejercito en japonés, ha sido durante estos tres meses mi guerra que hoy comparto con tod@s vosotr@s.


Y es que, tras ver que el movimiento que buscaba en las formas y materiales usados tomaba vida en los cuerpo de estas jóvenes modelos mi cabeza solo decía "No era imposible"


Priman grises sobre pinceladas de color, valentía fiera del pelo y las plumas.

Si, mi inspiración partió de tres fuentes impuestas, diferentes fuentes conectadas directamente a estas y una que simplemente con abrir los ojos puedes ver.


MUJERES QUE LUCHAN Y JAMÁS SE DEJARÁN VENCER.

A todas las personas que me han ayudado/entendido/acompañado/aguantado durante todo este proceso, y a ellas sobre todo, GRACIAS.

Rikugun, va por vosotras.